CAPÍTULO 2

EL PRESIDENTE ANDREW JACKSON

Andrew Jackson fue electo a la presidencia en el año 1828. Su valentía y sus destrezas militares al derrotar en la guerra del 1812 eran bien reconocidas. Peleó muchas batallas en combate abierto, pero ahora se enfrentaba a un enemigo completamente diferente. Este enemigo se denominaba a sí mismo americano como él mismo y clamaba desear lo mejor para América igual que él además de ocupar altas posiciones igual que él.

Los Jesuitas iban a destruir a América tal y como se había determinado en los concilios siniestros de Viena, Verona y Chieri y fue bajo la presidencia de Andrew Jackson que comenzaron a aplicar su traición con todas sus fuerzas. Estos Jesuitas se movieron entre los americanos, pareciendo americanos. De hecho, eran ciudadanos americanos pero su fidelidad estaba comprometida con el papa de Roma. Sus propósitos eran los propósitos del papado. Esta gente era traidora y representaban una amenaza a la existencia de los Estados Unidos continentales.

Una nación puede sobrevivir a sus tontos y aun a sus ambiciosos pero no puede sobrevivir a los traidores que se encuentran en ella misma. Un enemigo a la puerta es menos temible porque muestra sus banderas abiertamente en contra de la ciudad. Pero el traidor se mueve entre los que están a la puerta abiertamente, su murmullo se mueve desde los callejones hasta los pasillos de del gobierno mismo. Porque el traidor no parece traidor, habla en un lenguaje que le es familiar a sus víctimas y utiliza sus rostros y sus vestimentas y apela a lo más profundo del corazón del hombre. Pudre el corazón de una nación; trabaja secretamente y como un desconocido en la noche para derrumbar los pilares de la nación, infecta el cuerpo político para que el mismo no pueda resistir más. — Marcos Cicerón hablándole a César, Craso y Pompeyo y al senado Romano.

Dos de estos traidores eran John C. Calhoun y Nicholas Biddle.

Andrew Jackson ganó la presidencia en el 1828 por un margen amplio. Su vicepresidente lo fue John C. Calhoun de Carolina del Sur. Calhoun sé dió cuenta que el amor por la libertad era muy fuerte en el corazón de todos los americanos. Él notó que la esclavitud había mermado rápidamente porque casi todos los territorios comprados por España y Francia habían sido liberados. Sin una expansión de la esclavitud, la misma sería derrotada eventualmente. Para poder detener las tendencias anti-esclavistas en América, Calhoun comenzó un periódico en Washington llamado el Telégrafo de los Estados Unidos. En ese periódico él comenzó a promulgar la idea de los derechos de los estados.

La Doctrina de los Derechos de los Estados provocaría inevitablemente la abolición total de los Estados Unidos. La doctrina asumía que cada estado tenía el derecho inalienable a hacer lo que quisiera. Bajo los principios del derecho de los estados, si un estado deseaba retirarse de la Unión éste podía hacerlo. Esto eliminaría eventualmente a los Estados Unidos.

Calhoun tomó una llaga podrida y la utilizó como una razón para impulsar a los estados del sur a que renunciaran a formar parte de la unión. La llaga podrida era las atas tarifas impuestas a las exportaciones extranjeras, que hacían que la mercancía europea fuese más cara. Ya que Europa compraba grandes cantidades de algodón en el sur de los Estados Unidos tanto como otros productos, las tarifas altas hacían que los comerciantes del sur ganaran menos dinero por los productos que exportaban. Estos impuestos ayudaban a los fabricantes del norte, ya que los comerciantes del sur se veían obligados a comprarles a ellos.

Calhoun convenció a los estados del sur de que en realidad ellos estaban en desventaja en términos del comercio por lo que ellos tenían el derecho de retirarse de la unión por este asunto.

Los habitantes del Sur quienes se dedicaban primordialmente a la agricultura se convencieron fácilmente de que la imposición de tarifas más altas era injuriosa para ellos. Calhun procedió a explicarles que el aumento en los impuestos iba a ser en algunos artículos en especifico y que había sido hecho con el propósito de beneficiar a los intereses particulares del norte. Les dijo entonces a la gente del Sur “a ustedes se les han aumentado los impuestos para que ustedes beneficien a los comerciantes del Norte” y tomando este asunto como bandera plantó la semilla de la nulificación en los habitantes del Sur... Esta nueva democracia bastarda significaba que se les otorgaba el derecho de destruir , pacíficamente o por la fuerza (cuando estuviesen preparados) a la Unión Federal. — John Smith Dye, The Adder’s Den, p. 22.

Poco después de que Calhoun comenzara su periódico, se llevó a cabo una reunión para honrar la memoria de Thomas Jefferson. En dicha reunión se le pidió a Andrew Jackson que hablase. El se levantó y declaró: “Nuestra Unión Federal, la misma debe conservarse.” Luego de decir esto Jackson se sentó. Entonces Calhoun se levantó y dijo:

La Unión es lo más que valoramos aparte de nuestra libertad. Debemos todos recordar que únicamente puede ser preservada si se respetan los derechos de los estados y si existe una distribución equitativa de los beneficios y desventajas de la Unión — Ibid. p. 19.

Calhoun puso a la Unión en un segundo lugar después de las libertades. La Unión y la Constitución fueron lo que constituyeron nuestra libertad. Si la Unión se disolvía, los estados estarían batallando unos contra otros tal y como los países europeos a través de la historia. Se utilizarían constantemente los recursos de forma que esto provocaría una guerra constante entre ellos. Este era el objetivo de Calhoun y del Papado desde el principio. Su meta era destruir a los Estados Unidos.

Calhoun utilizó el asunto del aumento en las tarifas para crear fricción entre el Norte y el Sur. El Congreso podría haber cambiado fácilmente las tarifas para que no hubiese habido razón alguna para la secesión de los estados del Sur. Muchos comentaron acerca de los métodos utilizados por Calhoun, entre ellos Daniel Webster quien dijo:

Señor, el mundo no podrá creer que toda esta controversia y los medios desesperados que se requieren para apoyar la misma, no tiene ningún otro fundamento más que el de la diferencia en opinión de la mayoría de la gente de Carolina del Sur por una parte y la vasta mayoría de la gente en los Estados Unidos por otra. El mundo no creerá los hechos. Nosotros que lo vemos y lo escuchamos difícilmente podemos creerlo. — ibid, p. 25.

Daniel Webster sabía que el asunto iba más allá que el de una simple tarifa. Calhoun era el instrumento que habían utilizado los Jesuitas para dividir a América en dos!

John Quincy Adams declaró lo siguiente en la Casa de los Representantes:

En oposición al compromiso del Sr. Clay, no se necesita ninguna víctima y usted aún propone atarnos de pies y manos para derramar nuestra sangre sobre el altar, para calmar el descontento del Sur, un descontento que tiene unas raíces mucho más profundas que el asunto de las Tarifas y que continuará aún después de que ese asunto se haya olvidado.—Ibid, p. 25.

Adams tenía razón al hacer su observación. El asunto de las tarifas murió, pero los ánimos de división ya habían dividido a América en dos. La sangre de la Guerra Civil puede trazarse desde el Jesuita, John C. Calhoun.

Como vemos Calhoun pretendía dividir a América en dos, recordemos las palabras del ex sacerdote católico, Charles Chiniquy.

Roma vio que la existencia de los Estados Unidos era una amenaza grande en contra de ella. Desde el principio sembró maliciosamente los gérmenes de la división y del odio entre los dos grandes sectores de la nación y tuvo éxito al conseguir dividir el Norte y el Sur en el asunto de la esclavitud. Esa división era su oportunidad de oro para lograr que uno aplastara al otro logrando así una política favorable a sus intenciones. — Charles Chiniquy, Cincuenta años en la iglesia de Roma, Chick Publications, p. 298, se le añade énfasis.

Calhoun no era un ciudadano fiel a los Estados Unidos. Su trabajo consistía en adelantar la agenda del papa. Parecía ser americano pero era un Jesuita en el ejército del Papa en su esfuerzo por destruir a América.

El sacerdote Pelan hizo la siguiente declaración:

Porqué si el gobierno de los Estados Unidos estuviera en guerra con la iglesia, mañana diríamos: “ Al diablo con el gobierno de los Estados Unidos” y si la iglesia y todos los gobiernos del mundo estuvieran en guerra, diríamos “ al diablo con todos los gobiernos del mundo”. ¿Porqué es que el papa tiene un poder tan grande? ¿Porque es él quien dirige al mundo? Todos los emperadores, todos los reyes, todas las princesas, todos los presidentes del mundo fueron monaguillos míos. — Padre Phelan, Western Watchman, junio 27,1912, se le añadió énfasis.

John C. Calhoun era uno de los monaguillos papales que hacía lo que se le pidiese que hiciera.

Andrew Jackson en su mensaje al Congreso en el 1832 dijo lo siguiente:

El derecho de la gente de tener un sólo estado que los absuelva a su antojo de sus obligaciones más solemnes y sin el consentimiento de otros estados amenazando la libertad y la felicidad de millones de personas que componen esta nación, no puede ser reconocido. Dicha autoridad resulta ser completamente repugnante, tanto para los principios bajo los cuales se ha constituido el Gobierno General y bajo los objetivos que se ha propuesto obtener. — John Smith Dye. The Adder’s Den, p. 25.

Jackson sabía que el plan de Calhoun había sido diseñado para destruir a los Estados Unidos y sus libertades Constitucionales y eso era completamente inaceptables para él. Jackson representaba la oposición a lo que se había determinado en los Congresos de Viena, Verona y Chieri y los Jesuitas tenían que lidiar con él.

Nicolás Biddle, otro de sus agentes, llevó a cabo la fase dos del ataque Jesuita. Biddle era un economista brillante que se había graduado de la Universidad de Pennsylvania a la edad de trece años. Era un maestro en la ciencia del dinero. Cuando Jackson comenzó su periodo presidencial en el 1828, Biddle estaba en control absoluto del banco central Federal del gobierno. Esta no era la primera vez que se establecía un banco central. En dos ocasiones anteriores se habían establecido bancos centrales, primero bajo el control de Robert Morris y luego bajo el control de Alexander Hamilton pero en ambas ocasiones fallaron por causa de acciones fraudulentas de parte de los banqueros que estaban en control. Después de la guerra del 1812, se trató de establecer un nuevo banco y fue en este tercer intento que encontramos al Sr. Biddle.

¿Quién estaba detrás de Nicholas Biddle y del intento de tener un banco central en los Estados Unidos?

La cruda realidad es que la dinastía banquera de los Rothschild en Europa era la fuerza dominante tanto financieramente como políticamente, en la formación del Banco de los Estados Unidos. — G.Edward Griffin, La Criatura de la isla de Jekyll, American Opinión Publishing, p. 331.

A través de los años N. M.[Rothschild] el fabricante de textiles de Manchester había comprado algodón de los estados del Sur. Los Rothschild habían desarrollado compromisos serios con los Americanos. Nathan había hecho préstamos en varios estados de la Unión y se había convertido en el banquero Europeo oficial de los Estados Unidos y era un fiel favorecedor de la idea del Banco de los Estados Unidos— Derek Wilson, Rothschild: La riqueza y el poder de una Dinastía, Charles Scribner’s Sons, p. 178.

Los Rothschild tuvieron una gran influencia en términos de dictar las leyes financieras del gobierno americano. Los informes legales confirman que ellos tenían el poder en el antiguo banco de los Estados Unidos. — Gustavus Myers, La Historia de las Grandes Fortunas Americanas, Random House, p. 556.

Los instigadores de Biddle en su esfuerzo por establecer el Banco Central fueron los Rothschild ¿Para quién trabajaba la familia Rothschild?

Conciente de que los Rothschild eran una familia judía importante, les busqué en una Enciclopedia Judaica y descubrí que ellos poseen el título de “los guardianes del tesoro del Vaticano” ...El nombramiento de Rothschild le ofreció al papado negro una privacidad y una secretividad financiera absoluta. ¿Quién pensaría que una familia judía ortodoxa fuese la clave de las riquezas de la Iglesia Católica Romana? — F. Tupper Sassy, Gobernadores de Maldad, Harper Collins, p. 160-161.

Los Rothschild eran Jesuitas que utilizaron su trasfondo judío como una fachada para cubrir sus actividades siniestras. Los Jesuitas trabajando a través de los Rothschild y de Biddle se proponían ganar control del sistema bancario de los Estados Unidos.

Andrew Jackson no estaba muy a gusto con la idea del Banco Central. Cuando Biddle hizo el intento de renovar el contrato del banco central en el 1832, el presidente Jackson puso su reelección en juego y vetó el intento del Congreso de renovar el contrato. Lo vetó por tres razones: el banco se estaba convirtiendo en un monopolio, era inconstitucional, y representaba un gran peligro para la nación el tener un banco que era dominado de forma casi total por intereses extranjeros (los Jesuitas).

Jackson sentía que la seguridad de América estaba en riesgo si se dejaba en manos de esos intereses extranjeros. Él dijo:

¿No constituye un peligro para nuestra libertad e independencia el tener un banco que tiene tan poco en común con nuestra nación? ¿No representa el mismo una causa de temor el pensar en la pureza y la paz de nuestro proceso eleccionario y en la independencia de nuestro país en guerra? El tener control de nuestro dinero, el recibir el dinero público y el mantener a miles de nuestros ciudadanos en un estado de dependencia, sería peor y más peligroso que cualquier enemigo militar y naval. — Herman E. Cross, Documentary History of Banking and Currency in the United States, Chelsea House, pp. 26, 27.

Los comentarios de Jackson no son nada nuevos. Otros también entendieron el poder que se les había otorgado a aquellos que tenían a su cargo el Banco. Mayer Rothschild dijo:

Permítanme hacer y controlar el dinero el dinero de la nación y no me importará quien escriba las leyes. — G. Edward Griffin, La Criatura de la isla de Jekyll. America Opinión, p. 218.

Esta es la regla de los Jesuitas’ Rothchilds’. El que tenga el dinero determina cuáles son las reglas.

Griffin escribe lo siguiente:

La dinastía Rothschild ha conquistado al mundo con mayor consistencia y mayor maldad que cualquier César y todos los Hitlers antes que ellos. — Ibid, p. 218.

Thomas Jefferson decía lo siguiente acerca del Banco Central:

Un banco central privado que emita el dinero público es una amenaza grande a las libertades de la gente aún más que cualquier ejército. No debemos permitirles a nuestros gobernadores que nos envuelvan en una deuda perpetua. — Ibid. p. 329.

Los Jesuitas usaron a Biddle y a Rothchild para ganar su lugar en los bancos americanos porque sabían que de ese modo podrían controlar a la gente y efectivamente re escribir la Constitución de acuerdo a la Ley Papal. Jackson estaba tratando de detenerlos.

Examinemos más detenidamente la situación del Banco Central y veamos porque la situación es tan peligrosa. La mayoría de las personas no entienden lo del Banco Central, el Banco de Reserva Federal.

Es necesario entender que el Banco de Reserva Federal no le pertenece al gobierno de los Estados Unidos como muchos piensan. El banco central, el Banco de Reserva Federal es un banco privado que le pertenece a las personas más ricas y poderosas del mundo. Este banco no tiene nada que ver con el gobierno de los Estados Unidos aparte de la conexión que les permite realizar las operaciones que se describen a continuación. El Banco de Reserva Federal tiene un monopolio total del dinero y son apoyados por el gobierno. Antes de tener el banco central, los bancos competían unos con otros y los consumidores recibían los beneficios de la competencia. Esto ya no ocurre.

Todos sabemos que hoy día los Estados Unidos toman dinero prestado y que operan basándose en deudas astronómicas. Y ¿por qué ocurre esto? El sentido común dice que la política de mantener una deuda tan enorme tarde o temprano destruirá la organización que tenga este tipo de práctica porque el interés en la deuda aumentará más que los ingresos haciendo imposible la realización de pagos.

Ahora a nuestro escenario. Así a grandes rasgos es como funciona esa operación. Supongamos que los Estados Unidos quieren coger prestado un billón de dólares. El gobierno emite un bono por esa cantidad más o menos como hace la Compañía de Aguas cuando necesita recaudar dinero para nuevas tuberías o para una nueva represa. El gobierno le envía ese bono de un billón de dólares al Banco de Reserva Federal y éste a su vez emite una orden al Departamento de Imprenta y Grabado para que impriman un billón de dólares en billetes. Luego de más o menos dos semanas, cuando los billetes han sido impresos, el Departamento de Imprenta y Grabados envía los billetes al Banco de Reserva Federal quien a su vez emite un cheque de alrededor de dos mil dólares para pagar por la impresión de los dos billones de dólares en billetes. Entonces, el Banco de Reserva Federal presta los dos billones de dólares al gobierno de los Estados Unidos y la gente del país paga el interés a una suma exorbitante cada año. El Banco de Reserva Federal no tiene que poner un sólo centavo de todo este dinero.

Vemos pues que cuándo el gobierno de los Estados Unidos debe aunque sea un dólar, ese dólar más el interés va a los bolsillos de los dueños del Banco de Reserva Federal. Esto constituye el mayor, el más colosal robo perpetrado en la historia de la humanidad y el mismo es tan subliminal y tan sutil que las víctimas ni siquiera se dan cuenta de lo que está ocurriendo. Entendemos entonces el porqué los Jesuitas quieren mantener todas estas operaciones en secreto.

La Constitución de los Estados Unidos le da el poder al Congreso para emitir el dinero. Si el Congreso emitiera su propio dinero como se establece en la Constitución, no tendría que pagar los billones de dólares de interés que está pagando ahora cada año a los banqueros por la deuda nacional, por un dinero que viene de la nada. Si el dinero fuera emitido por el Congreso sería libre de deudas.

Biddle le respondió a Jackson rehusando permitirle re establecer el Banco Central mediante la reducción de dinero asignado a las naciones. Lo hizo rehusando otorgarles préstamos. Al hacerlo así hubo un giro en la economía y el dinero desapareció. El desempleo aumentó. Muchas compañías se declararon en quiebra porque no podían pagar sus préstamos. La nación entró en un estado de pánico depresivo. Biddle pensaba que podía forzar a Jackson a mantener el Banco Central. Estaba tan confiado que públicamente alardeaba de que el había sido el causante de todas las penas que sufría América. Debido a su orgullo tonto, otras personas se levantaron en defensa de Jackson y ese fue el final del Banco Central. Ese fue su final hasta que el mismo fue re establecido en el 1913. Fue entonces re establecido por las mismas personas, los (Jesuitas de Roma) con el mismo propósito de hacer que América se inclinara ante ellos y para plantar el poder temporero del papa en América.

El plan de los Jesuitas de crear un Banco Central en América fue temporeramente detenido durante la presidencia de Andrew Jackson. El se había opuesto a la doctrina de derechos de estados de Calhun, y había detenido los intentos de Biddle de continuar con el Banco Central. Cuando otras cosas fallan, el juramento de los Jesuitas establece que se debe matar a aquel que se interponga a ellos.

El presidente se había ganado el odio de los científicos monetarios tanto en América como en el exterior[los Jesuitas estaban furiosos]. No nos sorprende por tanto que el 30 de enero del 1835, se le tratara de asesinar. Milagrosamente, ambas balas del agresor fallaron y Jackson se libró de la muerte por un giro del destino. Fue el primer atentado realizado contra la vida de un presidente de los Estados Unidos. El presunto atacante fue Richard Lawrence, quien estaba completamente loco o pretendió estarlo para escapar el castigo. Sin embargo, Lawrence fue encontrado no culpable debido a su enfermedad mental. Más adelante, él mismo alardeaba con sus amigos diciéndoles que había estado en contacto con personas poderosas de Europa quienes le habían prometido ayudarle y protegerle de cualquier castigo si lo atrapaban. — Ibid. P. 357.

La Orden de los Jesuitas tomó en serio el apoderarse de los Estados Unidos. Se infiltraron en el gobierno en los más altos niveles y utilizaron sus agentes para controlar el sistema de bancos Americanos. Utilizarían los asesinatos de ser necesarios para destruir cualquier oposición a sus planes. Andrew Jackson por poco fue asesinado por un emisario de los Jesuitas, que alardeaba acerca de ser unos Europeos poderosos, (Los Jesuitas) que lo liberarían si lo atraparan tratando de asesinar al presidente. Hubo otros presidentes que provocaron la ira incesante de Roma. Varios fueron asesinados y algunos escaparon a la muerte. El próximo capítulo que discute las presidencias de William Henry Harrison, Zachary Taylor y James Buchanan proveerán los detalles.

 

Capitulo 3: Harrison, Taylor y Buchanan<<< Click

Vuelva a la página de Internet del Instituto Pacífico <<< Click