CAPÍTULO 3

LOS PRESIDENTES HARRISON, TAYLOR Y BUCHANAN

William Henry Harrison fue electo a la presidencia de los Estados Unidos en el año 1841. Tenía 67 años al momento de su elección, pero era muy saludable y robusto. Todos los que le conocían coincidían en que no tendría ninguna dificultad en completar sus cuarto años de presidencia. Sin embargo, sólo 35 días después de haber juramentado la presidencia murió, el presidente Harrison murió el 4 de abril de 1941. Todas o casi todas las enciclopedias dicen que murió de pulmonía después de haber pronunciado su discurso inaugural bajo un frío severo en Washington, D.C., pero no es lo correcto. El no murió de pulmonía.

Cuando Harrison comenzó la presidencia había una gran tensión en el país. Existía mucha tensión entre el Norte y el Sur por el asunto de la esclavitud. Había también contiendas por la anexión de Texas con relación a sí debía ser admitida como un estado libre o como un estado esclavo. Había ocurrido un intento de asesinato al presidente Jackson seis años antes. Harrison comenzó su presidencia veinte años antes de la Guerra Civil. La influencia de los Jesuitas tenía ya un peso grande sobre América.

Como hemos visto anteriormente los Congresos de Viena, Verona y Chieri estaban determinados a destruir el gobierno popular dondequiera que lo encontraran. El primer blanco era los Estados Unidos y la destrucción de todos los principios Protestantes. Se les había ordenado a los Jesuitas el llevar a cabo dicha destrucción.

Andrew Jackson tuvo que enfrentar el ataque violento de los Jesuitas por medio de las artimañas políticas de John Calhun y la astucia financiera de Nicholas Biddle. William Henry Harrison también había rehusado llevar cabo las metas que tenían los Jesuitas para América. En su discurso inaugural hizo los siguientes comentarios:

No admitimos ningún gobierno por derecho divino en cuanto al poder se refiere, nuestro Benefactor y Creador no ha hecho distinciones entre los hombres; de modo que todos sean iguales y que el único derecho legítimo de gobernar sea otorgado a los gobernantes por el deseo expreso de los gobernados. —Burke McCarty, The Suppressed Truth about the Assassination of Abraham Lincoln, Ayra Varta Publishing, p. 44.

Por hacer tales declaraciones, el presidente Harrison provocó la ira mortal de los Jesuitas.

Con esas palabras inconfundibles el presidente Harrison hizo clara su posición; desafió a los enemigos del Derecho Divino de nuestro gobierno popular. [Burke McCarty se refiere a Roma cuando habla de lo anterior]. Harrison hizo mucho más, con sus palabras firmó su sentencia de muerte. Sólo un mes y cinco días después el cuerpo muerto del presidente Harrison estaban en la Casa Blanca. Murió envenenado con arsénico que le fue administrado por los representantes de Roma. Se había cumplido el juramento de los Jesuitas:

“Yo prometo y declaro que lo haré cuando se presente la oportunidad, haré guerra secreta o abiertamente en contra de todos los herejes, protestantes y liberales, según se me dirija a hacerlo a extirparlos y a exterminarlos de la faz de la tierra... Y cuando no pueda hacerlo abiertamente, secretamente usaré la copa del veneno sin importar el rango, el honor, la dignidad o la autoridad de la persona o personas...cualesquiera que sea su condición en la vida, ya sea pública o privada, según sea dirigido a hacerlo por cualquier agente del Papa o por cualquier Superior de la Hermandad de la Santa Fe de la Sociedad de Jesús.” —Ibid. Pp. 44, 46.

Por casi mil años, los papas católicos pensaban que ellos gobernaban por derecho divino, que su poder venía directamente de Dios y que todos los hombres tenían que inclinarse ante su autoridad y control. Si un gobernante no sometía su posición y su país en las manos del Papa, esa persona no tenía el derecho a gobernar. Cuando Harrison dijo “no admitimos ningún gobierno por derecho divino” él estaba declarando que ni él ni los Estados Unidos se someterían al control del Papa. Para el Papa y sus malvados Jesuitas, esta declaración fue una bofetada en el rostro que consideraban debía lidiarse con ella inmediatamente.

No había sido únicamente Harrison el que había rechazado la autoridad de Roma, ya que el estaba únicamente citando lo que la Declaración de Independencia y la Constitución habían declarado antes que él. “Nuestra República rechaza totalmente el control que el Papa y los Jesuitas están tratando de aplicar. Cuando una nación, un estado o un individuo rehúsan someterse a la autoridad del Papado quedan eliminados y a menos que Dios intervenga las vidas de aquellos que se opongan al Papado terminarán.

Este concepto es completamente extraño al pensamiento de la gente que han vivido bajo un gobierno constitucionalmente libre. El derecho inalienable de adorar a Dios de acuerdo a los dictados de la propia conciencia y de tener un gobierno en el que no haya un Rey son asuntos que se toman de forma trivial hoy día en los Estados Unidos. No nos damos cuenta de que las declaraciones de Harrison constituían un puñal dirigido al corazón de la misma existencia del Papa.

Otro gobierno que rehusó ser forzado a hacer lo que decía el Papado fue el de la Reina Isabel de Inglaterra. Ella era una de las hijas de Enrique octavo y gobernó a Inglaterra del 1558 hasta el 1603. Ascendió el trono después de la muerte de su medio hermana, “Bloody Mary” quien gobernó a Inglaterra del 1553 hasta el 1558. Mary era una soberana católica y Elizabeth era protestante.

Después de su ascensión Elizabeth le escribió a Sir Richard Crane, el embajador inglés en Roma para informarles a la gente acerca de su ascensión al trono. Pero le fue informado por “Su Santidad” que Inglaterra era un [esclavo, sirviente] de la Santa Sede y que Elizabeth no tenía ningún derecho de subir al trono sin su autorización, que ella no había nacido de una relación matrimonial legal por lo que no podía reinar sobre Inglaterra; que lo mejor que podía hacer era renunciar sus derechos al trono, y someterse completamente a su voluntad; de esa forma sería tratada del modo más tierno posible. Pero si rehusaba su “consejo” ¡no se salvaría de él! Ella declinó el consejo del Papa y habiéndolo hecho aseguró el odio de los piadosos y sus sucesores. — J.E.C. Shepherd, The Babington Plot, Wittenburg Publications, p. 46.

La Reina Isabel sabiamente rehusó el supuesto “derecho divino” del Papado de gobernar y controlar el trono de Inglaterra. Por esa razón hubo al menos cinco intentos de asesinarla. Todos esos intentos fallaron ya que ella tenía un servicio secreto excelente y su vida estaba segura.

Cuando el Papado se dio cuenta de que le habían fallado todos los intentos de asesinar a Isabel, se volvieron en contra de uno de sus hijos católicos, Felipe Segundo de España. En el año de 1580 el Papado organizó la invasión de España a Inglaterra.

Más adelante fue el Papa Sixto X quien le prometió a Felipe de España un millón por ayudarle a equipar su ‘armada invencible’ para destruir el trono de Isabel y la única condición que pidió el Papa a cambio de su regalo era: “tener a cargo el nombramiento del soberano de Inglaterra y que el reino se convertiría en uno fiel a la iglesia” — Ibid, p. 47.

La famosa Armada Española fue enviada a destruir a Inglaterra porque la reina Isabel no quería entregar ni su trono ni su reinado al Papa. Durante treinta años los Jesuitas trataron de matar a Isabel pero fallaron en sus intentos. Finalmente, conspiraron con Felipe segundo de España para aniquilar su armada.

Acusamos a los papas de la sucesión de ser los primeros en tratar de destruir a la reina Isabel durante su vida adulta. Tenían la intención de destruirla a ella y a su reinado para forzar a los ingleses a volver al sistema malvado y esclavizante llamado la iglesia Católica Romana. No era el Papa únicamente el principal creador de las intrigas que se movían en contra de Inglaterra sino también la fuente principal de la cuál surgían las traiciones contra el país.

El Papa insistía en ejercer una total y absoluta soberanía y autoridad sobre todos los reyes y príncipes atreviéndose a asumir las prerrogativas de “deidad” al concebir sus armas “espirituales” y “temporales.” — Ibid, pp. 98-99 [énfasis añadido].

Del mismo modo, tal y como William Henry Harrison hizo su juramento de convertirse en el presidente de los Estados Unidos, los Jesuitas vieron en él a un hombre que se oponía a sus planes. Desgraciadamente, el presidente Harrison fue envenenado sólo 35 días después de haber juramentado.

El General Harrison no murió por causas naturales — no existía en él ningún problema de enfermedad — sino que fue algo abrupto y fatal. El no murió de apoplejía; que es una enfermedad, sino de los efectos súbitos del arsénico, los cuales son fatales. Esta es el arma principal del médico asesino. Los siguientes ácidos pueden producir muerte instantánea: ácido oxálico, ácido prurito y las sales de estricnina y al provocar la muerte instantáneamente le ofrece poca oportunidad al asesino de escapar ya que la víctima muere rápidamente. Por tanto, su muerte no fue un caso agudo de envenenamiento en el que el paciente muere instantáneamente, su caso fue uno de envenenamiento crónico en el que el paciente muere lentamente. Él vivió aproximadamente seis días después de recibir la droga. — John Smith Dye, The Adder’s Den. Page 37.

El Senador de los Estados Unidos, Thomas Benton concurre.

No había ningún problema de salud que diera indicios a lo que sucedió o que provocara dudas en cuanto a que él pudiese concluir su término como presidente con el mismo vigor con el que lo comenzó. Su ataque fue súbito y evidentemente fatal desde el principio. — Senador Thomas Venton, Visión de Treinta Años. Vol. 2, p. 21. (citado del libro de John SmithDye The Adder’s Den p. 36).

William Henry Harrison se convirtió en el primer presidente en ser víctima de los Jesuitas en su intento de apoderarse de los Estados Unidos, de destruir la Constitución e instalar al Papado como el gobierno principal de América. Si algún presidente de los Estados Unidos o cualquier otro líder se rehusaba a recibir las órdenes de los Jesuitas, también se convertían en blancos de asesinato. Zachary Taylor rehusó participar en la destrucción de América y fue el próximo en caer.

A Taylor se le conocía como un gran militar. Sus amigos le llamaban “ viejo, fuerte y siempre listo”. Llegó a la Casa Blanca en el 1848 y dieciséis meses después estaba muerto.

...ellos utilizaron la invasión a Cuba como una prueba para el Presidente Taylor, y tenían sus planes preparados para llevar a cabo sus planes nefastos durante la primera parte de su administración, sin embargo desde el principio el Presidente Taylor destruyó todas las esperanzas de consumación de esos planes durante su término. Burke McCarty, The Supressed Truth about the Assasination of Abraham Lincoln. Arya Varta Publishing. P. 47.

Esto sería lo que hubiese sucedido si Zachary Taylor hubiese invadido a Cuba, estaban allí representados los católicos de Austria, de España, de Francia e Inglaterra todos esperando preparados para combatir con los Estados Unidos de América si hubiesen invadido a Cuba. ¿Qué oportunidad hubiese tenido esta joven república contra los poderes unidos de la Europa católica en ese momento? El Papado entendía esto perfectamente y por eso presionaron a Taylor tanto para que invadiera a Cuba.

Taylor cometió otro “crimen” contra Roma. El se manifestó con pasión acerca de la conservación de la Unión. Los Jesuitas estaban tratando fuertemente de dividir la nación en dos y el Presidente estaba tratando por todos los medios de mantenerla unida. El agente Jesuita John C. Calhoun visitó el Departamento de Estado, y le pidió al Presidente que no mencionara nada en su próximo discurso acerca de la Unión. Pero Calhoun no tenía mucha influencia sobre Taylor ya que después de su visita Taylor le añadió a su mensaje un pasaje acerca del tema.

La unidad de los Estados Unidos debe estar en los corazones de cada americanos. Por más de la mitad de un siglo, mientras muchos reinos e imperios han sido destruidos esta unión se ha mantenido inmovible... a mi juicio su disolución sería la mayor calamidad por lo cuál evitar que esto ocurra debe ser la meta constante de cada americano. De su conservación debe depender nuestra felicidad y la de muchas generaciones venideras. No importando los peligros que la amenazan yo me mantengo firme en mantenerla íntegra en su totalidad por los deberes y responsabilidades que me han sido conferidos por la Constitución. — John Smith Dye. The Adder’s Den, pp. 51-52.

Mc Carthy recoge la historia de aquí:

No había argumento posible alguno en lo siguiente: los líderes que favorecían la esclavitud no tenían apoyo de parte de Taylor, por lo que decidieron asesinarlo...

Los planificadores principales temían que se levantaran sospechas del asesinato del presidente tan reciente en su administración como en el caso del presidente Harrison. Le permitieron servir un año y cuatro meses y el cuatro de julio se le administró arsénico durante una celebración en Washington a la cuál él había sido invitado para ofrecer el discurso. Él asistió al mismo en perfecta salud en la mañana y ya a las cinco de la tarde estaba enfermo y murió el lunes siguiente habiendo estado enfermo el mismo número de días y con los mismos síntomas que sufrió su antecesor, el presidente Harrison. — Burke McCarty. The Suppressed Truth about the Assasination of Abraham Lincoln, Arya Varta Publishing. P. 48.

Aquellos que ejercían el poder sobre los esclavos [los Jesuitas] tenían razones suficientes para considerarlo un enemigo y su historia les hizo comprender que él nunca se rendiría. Aquellos que tenían el control de la esclavitud, habían jurado hacía mucho tiempo que nadie que se opusiera a sus intenciones en cuanto a la esclavitud debería ocupar la silla presidencial. Se propusieron matarle...

Aquellos que ejercían el poder sobre los esclavos [los Jesuitas] entendieron las intenciones de Taylor y se dispusieron a hacer con él lo mismo que habían hecho con el General Harrison y esperaban únicamente una oportunidad favorable para llevar cabo su intento diabólico. La celebración del 4 de julio estaba cercana; y se propusieron a aprovecharse de ese día; y administrarle entonces la droga mortal. — John Smith Dye. The Adder’s Den. pp. 52-53.

Seis años después, James Buchanan, un demócrata de Pensylvania fue elegido presidente. James Buchanan había cenado y bebido con los habitantes del Sur y parecía que sería partícipe de sus deseos.

El nuevo presidente probó ser muy hábil al “cortar” para ambos lados, a pesar de ser un hombre del norte se había identificado fuertemente con los líderes del sur y les había hecho entender que él estaba con ellos “en cuerpo y alma”, dividía sus favores...

El caballero había estado sin duda bien alerta y había escuchado los rumores abolicionistas...fríamente les informó que el era el presidente del norte tanto como el del sur. Este cambio de actitud fue demostrado por su postura en contra de Jefferson Davis y su partido y dejó saber sus intenciones de establecer la cuestión de la esclavitud en los estados libres para satisfacción de la gente de esos estados. — Burke McCarty. The suppressed Truth about the Assasination of Abraham Lincoln, Arya Varta Publishing. p. 50.

James Buchanan no tuvo que esperar mucho para saber lo que los Jesuitas le harían por traicionarlos.

El día de Jorge Washington, todos se enteraron de la posición asumida por Buchanan y al día siguiente fue envenenado. El plan era profundo y bien diestro. Como era su costumbre en su posición el Sr. Buchanan había reservado una mesa para él y sus amigos en el comedor del Hotel Nacional. Se sabía que el presidente era amante de tomar té de hecho la gente del norte raramente consumía otras cosas en las tardes. Los hombres del sur preferían el café. Para asegurarse de que tanto Buchanan como sus amigos del norte serían envenenados, se regó arsénico en el té y en el azúcar en la mesa en que ellos se sentarían. El azúcar pulverizada en las tazas que se usaron en las mesas en que se estaba tomando café no tenía veneno. Ni un solo hombre del sur se afecto o sufrió daño alguno. Murieron 50 o 60 personas en esa mesa en la misma tarde y por lo menos 38 más murieron a consecuencia de los efectos del veneno. El presidente Buchanan fue envenenado y su vida pudo salvarse con gran dificultad. Sus médicos le trataron siguiendo las instrucciones que les proveyó el mismo porque él entendió qué era lo que había sucedido.
Desde la aparición de la epidemia, las mesas en el Hotel Nacional se mantenían vacías.

¿Habían sufrido los dueños del Hotel, los empleados y los sirvientes como consecuencia de lo sucedido? ¿Si no en que medida sus dietas diferían de las de los clientes?

Había mucho más envuelto en esa calamidad que lo que se veía a simple vista. Era un asunto que no podía tomarse como algo trivial. — The New York Post. March 18th, 1857.

James Buchanan fue envenenado y por poco muere. Logró sobrevivir porque supo que se le había administrado arsénico y pudo informárselo a sus médicos. Él sabía que los Jesuitas habían envenenado a Harrison y a Taylor.

La orden Jesuita había cumplido con su juramento una vez más de que envenenarían, matarían o harían lo que fuese necesario para eliminar a los que se opusieran a sus planes. Desde el 1841 al 1857 el mundo pudo ver a tres presidentes atacados por los Jesuitas tal y como se mencionara en el Congreso de Viena, Verona y Chieri. Dos murieron y uno logró con dificultad escapar. Ellos no permiten que nada se interponga en su camino ya que ellos quieren lograr el dominio total de América y la destrucción de la Constitución. Al mirar a América, el sacerdote de Roma ha declarado,

Nosotros también estamos determinados a tomar posesión de los Estados Unidos; pero debemos proceder con la mayor secretividad.

Silenciosamente y pacientemente debemos masificar nuestros católicos romanos en las grandes ciudades de los Estados Unidos recordando que el voto de cualquier individuo aunque esté cubierto de harapos tiene tanto peso en la escala de poderes como el del millonario, Astor y que si tenemos dos votos en contra de los suyos el se convertirá en alguien con tan poco poder como el de una ostra. Debemos entonces multiplicar nuestros votos; llamemos a nuestros católicos irlandeses pobres pero fieles de todos los rincones del mundo y reunámosles en los diversos rincones de las ciudades de Washington, Nueva Cork, Boston, Chicago, Buffalo, Albano, Troy, Cincinnati.

Bajo las sombras de estas grandes ciudades, los americanos se consideran una raza grande e inconquistable. Miran a los pobres católicos irlandeses con un desprecio total como si los mismos fuesen útiles únicamente para cavar sus canales, barrer sus calles y trabajar en sus cocinas. Que nadie despierte esos leones dormidos, hoy día. ¡Oremos porque continúen durmiendo durante muchos años más y que cuando despierten se encuentren con que ya nadie les favorece y que serán sacados de cada posición de honor, de poder y de riqueza!... ¡que voluntad será la que nombre a los llamados gigantes cuando ni un senador o miembro del Congreso será elegido a menos que se haya sometido al santo padre, el Papa!

No sólo elegiremos al presidente sino que dominaremos a los ejércitos, escogeremos los hombres para la marina y tendremos la llave del tesoro nacional! ...

Entonces ¡sí! gobernaremos a los Estados Unidos y los pondremos a los pies del Vicario de Jesucristo, para que le ponga fin a su sistema de educación que se encuentra ausente de Dios y a sus leyes impías de libertad de conciencia, que son un insulto a Dios y al hombre! — Charles Chiniquy, Fifty Years in the Church of Rome. Chick Pulications, pp. 281-282.

Cuando mencionan al “Vicario de Cristo”, se refieren al Papa.

 

Capitulo 4: El Presidente Abraham Lincoln<<< Click

Return to Pacific Institute’s home page <<< Click