CAPITULO 9

LA MASACRE DE WACO

Un grupo religioso conocido como La Rama de los Davidianos vivían en un lugar llamado el Monte Carmelo en las afueras de Waco, Texas. El 19 de abril de 1993, agentes del gobierno de los Estados Unidos atacaron el lugar y asesinaron a mujeres y niños inocentes con tanques de batalla, antorchas, y gas venenoso. Alrededor de 100 personas inocentes perdieron sus vidas como resultado de ese ataque. Lo que hace de esta una de las tragedias de más grandes proporciones es el hecho de que los Davidianos no habían hecho nada para provocar ese ataque de parte del gobierno de los Estados Unidos.

Los Davidianos tenían una buena relación con la gente de la comunidad. Tenían sus creencias religiosas que les hacían ser diferentes de las otras iglesias, pero muchas de las iglesias consideradas estándar difieren unas de las otras. Dichas diferencias religiosas no representaban excusa alguna para que el gobierno de los Estados Unidos les destruyera sus hogares y sus vidas, especialmente sin que hubiese habido un juicio. La primera enmienda a la Constitución garantiza el derecho a alabar a Dios de acuerdo a lo que le dicte la conciencia del individuo, pero el gobierno ignoró completamente ese derecho en la masacre de Waco.

Un punto sumamente importante para poder entender todo esto es que todo lo que el gobierno y los medios de comunicación dijeron acerca de esta gente fueron mentiras. Muchos llamados expertos compartieron testimonios que provocaron que la mayoría de la gente les creyeran lo que representaba todo lo opuesto a la verdad. Debido a todas esta mentiras mucha gente desconoce quien eran los Davidianos y muy pocas personas saben exactamente qué sucedió durante la invasión de Waco. Las mentiras se dijeron para justificar de alguna forma imposible lo que el gobierno había hecho allí.

La primera enmienda a la Constitución dice que el gobierno no debe hacer ninguna ley en cuanto a la religión. Los derechos constitucionales de los Davidianos se ignoraron completamente. Los asesinos eran culpables de los crímenes más horrendos y se salieron con la suya.

La mañana antes de la Pascua del año pasado, Shirley Burton representante de los Adventistas del Séptimo Día dijo que había recibido una llamada aterrorizante. En la línea telefónica estaba un oficial en Australia, avisándole que el próximo día habría una explosión de violencia en Waco, Texas y que esa secta incluiría a docenas de personas que habían sido Adventistas. El hombre había recibido el aviso de parte de los padres de un miembro de la secta.

“Los padres habían escuchado que iba a haber una masacre suicida” dijo Burton añadiendo que su mente se llenó de imágenes relacionadas con el asesinato-suicidio de Jim Jones y 900 de sus seguidores en Guyana.

Las autoridades eclesiásticas se encargaron de pagarles a la policía de Waco y la Pascua pasó sin ningún incidente. Pero esa paz llegó a su final el domingo pasado cuando los miembros de la secta comenzaron a dispararle a los agentes federales. — The Washington Post, March 3, 1993.

Las palabras “culto” y “secta” se utilizan en cualquier momento en el gobierno o en los medios noticiosos cuando ellos querían provocar sospechas o desacreditar a un grupo eclesiástico en particular.

En la primavera pasada los oficiales de la Iglesia Adventista del Séptimo Día escucharon de sus colegas en Sydney que los Davidianos estaban planificando un suicidio masivo que se llevaría a cabo el domingo de Pascua. Alrededor del mismo tiempo el Departamento de Estado escuchó de parte de fuentes en Australia que el grupo de Koresh estaba almacenando armas y planificando un suicidio. El Estado le pasó el mensaje al Negociado de Alcohol, Tabaco y Armas que comenzó su investigación en junio de {1992). —Newsweek, Marzo 15, 1993.

Ambos artículos hablan de rumores maliciosos que circulaban acerca de los Davidianos. Ninguno de los rumores salió de ellos. David Koresh, el líder de los Davidianos, supo que la ATF quería obtener información del en junio de 1992. Koresh invitó al BATF {el Negociado de Alcohol, Tabaco y Armas del gobierno} para que vinieran al complejo ubicado en el Monte Carmelo para que vinieran e investigaran lo que quisieran. Trágicamente la BATF rehusó la invitación.

Él “estado de sitio” planificado para llevarse a cabo alrededor del complejo Davidiano comenzó en febrero 28 de 1993. En vez de simplemente tocar a la puerta del frente, los 100 agentes del BATF penetraron el complejo violentamente para arrestar a David Koresh. Él salía a trotar frecuentemente y el gobierno pudo haberlo arrestado en una de esas ocasiones, pero su intención no era arrestarlo a él solamente. Sin aviso alguno los agentes del BATF y del FBI comenzaron a disparar con armas automáticas en la puerta del frente y en las paredes sabiendo que allí había mujeres y niños.

Durante ese “estado de sitio”, cuatro de los agentes de la BATF murieron. Los cuatro agentes del BATF que murieron el 28 de febrero habían sido todos guardaespaldas de Bill Clinton desde el momento de la Convención Democrática hasta que se convirtió en presidente. Esos cuatro agentes del BATF fueron los únicos agentes federales que murieron durante la invasión a Waco. El video de Linda Thompson titulado Waco, La Gran Mentira muestra que aquellos que agentes del BATF que no fueron asesinados o les dispararon los Davidianos. El video muestra a los agentes entrando al Complejo por una ventana superior. Muestra además al otro agente del BATF quien estaba afuera en el techo, disparando desde a través de la ventana por la cual otro agente del BATF acababa de entrar. Esos cuatro agentes del BATF quienes habian sido guardaespaldas de Hill Clinton fueron asesinados por su propia gente!

Hay muchas preguntas acerca de la tragedia de Waco que nunca han sido contestadas. ¿Por qué Bill Clinton llegó a esos extremos en Waco? Había muchos problemas en el complejo del Monte Carmelo en el 1987. Había habido un enfrentamiento a tiros y la razón había sido alcanzar el liderato de los Davidianos, entre David Koresh y sus seguidores y George Roden y sus seguidores. Siete de los Davidianos en ese momento y también David Koresh fueron arrestado, acusados y juzgados por intento de asesinato. De acuerdo a lo que dijo el fiscal del caso, McClennon abogado del distrito. Vic Feasell dice:

No tenemos ningún problema, les tratamos como a seres humanos y no como a una tormenta de invasores. Ellos eran una gente extremadamente corteses. Después del juicio, a pesar de que no estábamos de acuerdo con todo lo que creían o decían muchos del staff simpatizaban con ellos. — Houston Chronicle, marzo 1993.

La acción del gobierno era una muestra vulgar de poder al confrontarse con el temor y la paranoia de los Davidianos. Si el gobierno federal hubiese llamado y hablado con los Davidianos, ellos les hubiesen dado lo que les pidieran.

Koresh tenía otra situación que envolvía a las autoridades federales. En una entrevista televisiva a Henry McMahon en un abril 21 del 1993 quien poseía una tienda de armamentos en Waco, él declaró que:

David Koresh ha comprado $50,000.00 dólares en armas de fuego en mi tienda. En julio de 1992 oficiales de la BATF vinieron a mi tienda preguntando acerca de Koresh y de la compra de armas que había realizado. Yo llamé a Davis Koresh mientras un agente de la BATF estaba aún en la tienda. Koresh me dijo que si había algún problema que les dijera que fueran a donde él. Yo me ofrecí a llevar los agentes de la BATF al complejo del Monte Carmelo para ir a ver las armas que había comprado David Koresh pero los agentes del BATF declinaron la invitación.

Koresh había sido extremadamente cooperativo en el 1977 e incluso en el 1992. Había obviamente razones por lo que los agentes federales bajo el liderazgo de Bill Clinton perpetraron esa crueldad en el Monte Carmelo. Debemos investigar las verdaderas razones por las que ocurrió la Masacre de Waco.

Si David Koresh era el blanco principal del gobierno ¿Porqué no se le arrestó a él pacíficamente antes de que se perdieran tantas vidas? Los reclamos y las mentiras en la BATF giraban en torno a la versión de que Koresh nunca salía del complejo donde vivía en el que se le pudiese arrestar. Paul Fatta un Davidiano que había salido a hacer algunos mandados cuando rodearon el complejo y entraron al mismo hizo el siguiente comentario en muchas publicaciones de periódico:

David Koresh, otros y yo hemos salido a trotar en la calle a 3 millas del complejo muchas veces. ¿Porqué no lo arrestaron en una de esas ocasiones? Habíamos estado fuera de la propiedad varias veces.

¿Porqué no arrestaron a Koresh en una de sus salidas a trotar o cuando estaba en Waco?

¿Sabían los Davidianos que estaban siendo atacados por agentes federales? David Thibodeau un sobreviviente de Waco fue entrevistado en el programa de televisión nacional “A Current Afffair” el 3 de mayo de 1993. Él declaró que uno de los miembros de los Davidianos, Wayne Martin un abogado graduado adiestrado en Harvard, llamó al 911 poco después de que los agentes invadieran el complejo. Lo comunicaron con otra agencia y la persona dijo: “ Hola chicos ¿Qué hacen ustedes ahí? Wayne Martin gritó por teléfono: “Nos están disparando, nos están matando, nos están matando.”

Ya que se guardan todas las llamadas del 911 parecía que sería fácil confirmar esa llamada pero como dijo la reportera del programa televisivo “Current Affair” Mary Garafolo: “ Se trataba de una grabación controversial que la policía rehusó compartir con la prensa.” No hubo absolutamente ninguna respuesta a esa llamada del sistema de emergencia del 911. ¿Porqué no? Sólo aquellas personas que trabajan para un poder que odia nuestras libertades y nuestra libertad puede hacer algo así. El Jesuita Bill Clinton, quien hizo un juramento solemne de obedecer la Constitución, ignoró la Constitución totalmente en la abominación que ocurrió en Waco.

Aquí se pudo sentir el tremendo poder de la iglesia [católica]. Es a través de estas directrices [Jesuitas] que los hombres de estado están obligados a actuar, no para el beneficio del país al cuál pertenecen sino por el beneficio de la iglesia que les controla. Es ahí que se discuten los asuntos de la mayor secretividad; se discuten y se deciden. — M.F.Cusack, The Black Pope, Marshall Russell & Comp, p. 106, (énfasis añadido).

Debemos explicar aquí que el nombre de “el Papa Negro” es un nombre o título dado al General Supremo de los Jesuitas quien es probablemente el hombre más poderoso del mundo. Él permanece completamente detrás de todo y muy pocos saben de él.

Investigaremos los casos de abuso sexual o físico en el complejo del Monte Carmelo. James Tom, un ex - Davidiano era él crítico más abierto de los Davidianos. El declaró que en una ocasión David Koresh le había pegado a su hija (la hija de Tom) por unos 30 o 40 minutos y Tom quien estaba parado viendo lo que estaba ocurriendo no hizo nada para detenerlo. Si realmente David Koresh le pegó a la hija de Tom por más de 40 minutos ¿Cómo es posible que el padre tuviera tanto miedo que no hiciera nada por defender a su hija?

Tom declaró que Koresh era la imagen de Charles Manson. Si Koresh era la imagen de Charles Manson, ¿Porqué Tom se unió a ellos para empezar?

Cuando 21 niños salieron del Centro Monte Carmelo, el periódico The Houston Post declaró que “Los 21 niños estaban en buen estado psicológico. Tenían una buena condición física y eran unos niños muy educados”. De hecho, los niños que salieron del Monte Carmelo no estaban física, mental, moral o psicológicamente abusados.

David Koresh había sido descrito como un demonio por aquellos que fueron los más culpables de la masacre, quienes le consideraban un loco, un absoluto monstruo. Bob Ricks, el hombre a cargo de la masacre de Waco dijo que David Koresh era el clásico sociópata.

Era Rick quien había estado a cargo de Waco. — The (UK) Observer, 22 de abril de 2001.

La abogada General Janet Reno, se refirió a él como un “criminal peligroso.” El columnista de las noticias Forth Worth, Hill Thompson le llamó “un vil asesino masivo” y Bill Clinton se refirió a él como alguien “peligros, irracional, y posiblemente loco.”

Esa gente practica lo que V.I. Lenin aconsejó: “Refiérete a tú enemigo de la forma en que deberías referirte a ti mismo y siempre di lo exactamente opuesto a la verdad.” David Koresh fue descrito como un demonio para justificar el horrendo crimen que cometieron otros.

Otro de los crímenes detestables de los ocurridos en Waco fue el rociado de un gas llamado CS en el complejo de Waco, el mismo le fue rociado a las mujeres y a los niños pequeños. El Congresista, Ron Paul declaró lo siguiente:

“El gas CS está prohibido bajo el acuerdo que se llevó a cabo en la Convención de París con el propósito de analizar las armas de guerra. Los Estados Unidos no pueden utilizarlos para la guerra. Es ilegal, pero los usan contra sus propios ciudadanos.” — El Times de Washington, abril 23, 1993.

Benjamín Garret, director ejecutivo del Control de Armas Químicas y Biológicas declaró lo siguiente:

El gas CS pudo haber afectado de forma más grave a los niños- Mientras más pequeña es la persona, más pronto se siente el efecto. — Ibid.

El gas CS es uno de los venenos más crueles que el gobierno haya utilizado en contra de unos niños pequeños. Los retratos de la masacre muestran a los niños pequeños completamente quemados con sus cabezas inclinadas hacia atrás en lo que sin duda representó una muerte horrible.

La gente que dio la orden para que se rociara el gas CS en el complejo residencial de Waco le han puesto todo tipo de nombres horrendos a David Koresh. Declaran además que rociaron el gas para salvar a los niños. Los nombres horrendos que ellos le aplicaron a David Koresh debían habérselos aplicado ellos mismos y las mismas personas, Bill Clinton, Janet Reno y Bob Ricks fueron quienes mataron a los niños en Waco.

Con la cantidad de crímenes cometidos en Waco por personas en posiciones altas, nos volvemos a lo que sucedió después de la tragedia de Waco. Muchas veces un suceso puede ser entendido más claramente si se analizan los sucesos que ocurren después. ¿Quién se benefició de los mismos? ¿Se pasó alguna legislación controversial para destruir la libertad Constitucional? ¿Se trataría esto de una venganza por algo que había sucedido en el pasado?

Dos semanas después de la masacre en el Monte Carmelo, John Chafee, un senador de Rhode Island, propuso una nueva legislación que constituiría una prohibición nacional en contra de la posesión de armas. Mediante esta legislación se prohibiría la venta, posesión y exportación de armas. Si esa legislación se hubiese aprobado la misma hubiese constituido una contradicción a lo que dice la segunda enmienda de la Constitución, ...el derecho de las personas a portar armas, no debe ser infringido. Toda Ley que se pase en el Congreso con relación a la Ley de Armas viola ese derecho.

¿Quién querría desarmar a los ciudadanos americanos? Nadie quiere ser el dictador de una nación con doscientos millones de armas alrededor. Cuando los ciudadanos de una nación están armados, cuando sus derechos de poseer armas no se les infringen, el nivel de crímenes es extremadamente bajo.

A cada hombre en Suecia se le requiere que tenga armas en su casa, incluyendo rifles. Y el crimen en Suecia apenas existe. En los estados y en las ciudades en América en los que se les permite a las personas portar armas, los niveles de criminalidad son realmente bajos. Durante la Segunda Guerra Mundial, Hitler quería invadir a Suecia. Los suecos le dijeron que él podía enviar su ejército a la frontera pero que ninguno de ellos regresaría vivo. Hitler dio la orden de invadir a Suecia varias veces, pero sus oficiales no le obedecían. Suecia se mantuvo en forma neutral y segura durante la Segunda Guerra Mundial.

¿Quién odiaba la Constitución desde el principio? Desde el origen de esta nación, los Jesuitas han tratado de destruir la Constitución. Le llaman a la Constitución “un documento satánico.”

El Gran General Lafayette dijo en una ocasión:

Opino que si las libertades de esta nación — los Estados Unidos — se destruyen, el país estará sujeto a los sacerdotes Jesuitas de la Iglesia Católica Romana, ya que ellos son los enemigos más hábiles y peligrosos de las libertades civiles y religiosas. Ellos han instigado la mayoría de las guerras en Europa. — Eric Jon Phelps, Vatican Assasins, Halycon Unified Services, p.54.

Los Jesuitas usaron a su hombre, Bill Clinton, para instigar y llevar cabo la destrucción de Waco. Esperaban poder poner en función las leyes ilegales que tendrían como resultado la abolición de la segunda enmienda a la Constitución. Es fácil identificar a los Jesuitas y a las marionetas de los Jesuitas en el Congreso de los Estados Unidos, porque son los que se la pasan tratando todo el tiempo de legislar en favor de la restricción de las armas de fuego.

Hubo otra razón para que se llevara a cabo la tragedia de Waco. Bill Clinton la divulgó en abril 19 y 20 del 1993. Esta declaración fue hecha en el evento del Rose Garden y puede encontrarse en los documentos de prensa de ala Casa Blanca

Quiero decir, como lo hice ayer que siento mucho la pérdida de vidas al principio y a final de la tragedia de Waco. Espero que si otros se ven tentados a unirse a personas como David Koresh se impresionen con las horribles escenas que han visto en las pasadas dos semanas. Y yo espero que las situaciones difíciles que los agentes confrontaron allí y que sin duda se les requerirá confrontar en otros contextos en el futuro se manejarán de forma más efectiva por la lección que han aprendido ahora.

En otras palabras, Clinton advirtió y amenazó a cualquiera que se uniera a un grupo religioso que fuese reconocido como una secta. Para Clinton y sus agentes, una secta es un grupo de personas que no son parte de unas organizaciones religiosas reconocidas.

Todas las organizaciones religiosas han sido infiltradas y poseídas por los Jesuitas. Ellos quieren que todo el mundo se quede en las principales organizaciones religiosas para poder indoctrinarlos más fácilmente. La gente que se encuentra fuera de las iglesias es más difícil de indoctrinar. De acuerdo al ex -Jesuita Alberto Rivera todas las iglesias principales fueron tomadas por los Jesuitas en el 1980. El Dr. Rivera explicó que cuando el se encontraba bajo el juramento estricto de los Jesuitas se le dijo que se le daría una señal secreta a los Jesuitas alrededor del mundo cuando el movimiento ecuménico hubiese eliminado completamente al Protestantismo, en preparación para la señal de un acuerdo entre el Vaticano y los Estados Unidos.

La señal fue cuando el Presidente de los Estados Unidos hizo el juramento de su oficio de frente a un obelisco. Por primera vez en la historia de los Estados Unidos, las ceremonias de juramentación se movieron de lugar y se llevaron a cabo en el ala Oeste Del Capitolio, el Presidente Reagan estaba de frente al Monumento a Washington. Esto ocurrió en enero 20 del 1981. — Jack Chick, The Godfathers, Alberto part Three, Chick Publications, page. 26.

Waco fue una amenaza a no unirse a iglesias independientes en las que la verdad acerca del Papado y del anticristo podría ser expuesta.

Bill Clinton declaró que Waco había sido un ensayo y que la confrontación con los grupos religiosos ¡volvería a ocurrir! ¿Suenan estas palabras como las palabras de un hombre que defendería los derechos Constitucionales de los ciudadanos Americanos o suena esto como un Jesuita que está llevando a cabo los planes del Papado? Recuerden el Congreso Secreto De Chieri, en el mismo se declaró lo siguiente:

Por lo tanto, el Protestantismo debe ser abolido.. los Católicos deben estar llenos de odio contra los herejes [Un hereje es cualquiera que no crea en la iglesia católica, cualquiera que se oponga al Papa y cualquiera que crea que el Papa es el anticristo]...Debemos darle golpes mortales a la herejía ...Ellos no creen que los Jesuitas tienen sus mordazas de censura y que algún día se convertirán en sus amos. — Hector Macpherson, Los Jesuitas en la Historia. Ozark Book Publishers, Appendix I.

Bill Clinton era un Jesuita, determinado a llevar a cabo el plan que habían diseñado los Jesuitas en Chieri.

El Papa Juan Pablo II ha declarado claramente.

La actividad proselitista de las sectas y los nuevos grupos religiosos en América está afectando gravemente el trabajo de evangelización [lo que queremos decir es que hay grupos religiosos independientes que le están haciendo daño al trabajo del Papado alrededor del mundo].... El éxito del proselitismo hacia las sectas y los nuevos grupos religiosos en América no puede ser ignorado. Demanda que la iglesia en el continente lleve a cabo un estudio exhaustivo y que el mismo se lleve a cabo en cada nación y en el ámbito internacional... Para que la respuesta al reto de las sectas sea efectiva, hay la necesidad de una coordinación de iniciativas entre las diversas diócesis dirigidas a lograr cooperación a través de varios proyectos que producirán mejores resultados. — Papa Juan Pablo II, El Reto de las Sectas, Exhortación, Artículo 73.

Todos estos grupos religiosos nuevos tienen una cosa en común: todos ellos creen que el anticristo del que habla la Biblia es el Papado.

Malachi Martin discute acerca de estos grupos y dice los mismos...

Están destinados a sufrir una serie de sorpresas severas y de mutilaciones, deben adaptarse a la nueva globalización que emana de los grupos más poderosos. No hay forma de que ninguno de ellos pueda mantenerse a menos que este dispuesto a sufrir mas allá de los confines que se han visto tradicionalmente... Como grupos tendrán que enfrentar graves polémicas. O se convierten de forma realista en parte de la globalización o .. .como grupos, se mantendrán en el mismo lugar, sus grupos serán reducidos en términos de cantidad e influencia y finalmente perderán su identidad como parte operativa del nuevo orden mundial. — Malachi Martin, The Keys of This Blood, Simon and Schuster, pp. 292, 292.

En otras palabras; todo el que esté de acuerdo con el Plan de los Jesuitas vivirá y ¡el que no lo esté experimentará lo que es Waco! Waco fue un aviso que los Jesuitas querían darle al mundo de que ellos querían regresar a la época de la oscuridad [Dark Ages] en la que todo el mundo era esclavo del Papa. Si alguien no se somete al Papado, le tratarán como a la gente que vivía en el complejo del Monte Carmelo.

Un último pensamiento. Si usted fuese el presidente de los Estados Unidos o el Abogado General en el momento en que ocurrió la masacre de Waco y usted no hubiese querido envenenar a tantos niños con el gas CS, ¿Tendría usted la autoridad para detenerlo? Desde luego que sí. Lo único que tenía que haber hecho era levantar el teléfono. El hecho de que Bill Clinton y Janet Reno no detuvieran esta atrocidad es prueba de que deseaban que la masacre se llevara a cabo.

 

Capitulo 10: El Bombazo de la Ciudad de Oklahoma<<< Click

Return to Pacific Institute’s home page <<< Click